Defensiva lo salva

AQIB TALIB

¿Será ésta la mejor defensiva de toda la liga? Estadísticamente, no, pero por su nivel de juego y el peso que han tenido en los marcadores, en definitivo lo es. Dice el dicho: “…las defensas ganan campeonatos”, y la de Denver, cuyo mérito va para Wade Phillips quien una vez más demuestra el gran CD que es, bien podría hacer por Peyton Manning lo que en su momento hicieron los Ravens del 2000 por Trent Dilfer o los Buccaneers del 2002 por Brad Johnson, dos QB’s apenas competentes que tuvieron la dicha de ser cobijados por dos tremendas defensivas que asfixiaban a sus rivales, pero, hay algo que Dilfer y Johnson no hacían mucho y que Manning, al menos en este primer cuarto de temporada, ha repetido casi religiosamente en cada duelo: entregar el balón. Simplemente Peyton ya lleva, en este instante, más intercepciones (10) que todas las que Brad Johnson tiró en la temporada de campeonato de aquellos Bucs.

Sea pick six, fumble o int, los errores de Peyton han mantenido los duelos al filo de la derrota y en casi todas las ocasiones ha sido la defensiva quien lo ha rescatado.

Aqib Talib está jugando su mejor football y ya registra 3 intercepciones, dos de ellas regresadas para anotación. Él junto con Chris Harris Jr. forman una de las mejores defensivas de la liga, cuya secundaria ha mantenido a sus rivales a menos de 200 yardas por aire (192.2), algo que sin duda, podría ayudar a Manning y Broncos en el supuesto de que se topen con Patriotas en postemporada. La defensiva terrestre no se queda atrás, jugadores como DeMarcus Ware y Von Miller permiten que Denver sea la sexta mejor defensiva contra la carrera con un promedio de 89.2 yardas permitidas. Y lo más importante, los puntos. Broncos es el cuarto mejor de la liga, manteniendo a sus rivales a un promedio de 17 puntos por juego. Indudablemente lo que destaca de estos números es la forma en que se han conseguido, siempre al filo del juego y en el momento más oportuno. Derek Carr y Jamaal Charles saben de ello.

Si la defensiva mantiene este nivel, Peyton Manning bien podría relajarse y tratar de no hacer más de lo que puede, sino simplemente cumplir. El problema es, primero, que estamos lejos de playoffs y nadie garantiza que no decaigan. Y dos, que en el ADN de Manning no existe el conformismo, el tipo siempre va a tratar de ganar, incluso a un alto precio, y ahí es dónde podría estar, irónicamente, su derrota.