Dejó de ser el vecino incómodo

518694278-a-f-c-bournemouth-v-manchester-city-premier-league-850x560

Hasta antes de la llegada del jeque Al Nahyan y el City Football Group, el Manchester City se conformaba sólo con ser una piedrita en el zapato de su poderoso vecino Manchester United en el derby de la ciudad, de hecho, sólo habían obtenido un par de títulos de liga a principios de siglo y algunas FA Cup, viviendo épocas de descensos y ascesos,de hecho, no hace mucho tiempo que regresaron a la Premier, siendo la campaña 2001-2002 la que vio a los Citizens coronarse en la Football League Championship.

En 2008 el City Football Group tomó el control del equipo y comenzó la avalancha de nombres, los primeros en caer fueron Robinho, Kompany o Pablo Zabaleta, pero con el paso de las temporadas, el plantel se fue reforzado con futbolistas como Tévez, Adebayor, Silva, Agüero o Touré entre muchos otros, sumando un total aproximado, al día de hoy, de unos 985 millones de euros. A toro pasado, es evidente que la gran mayoría de esos transfers han sido desperdiciados, puesto que en los 8 años de nueva gestión, sólo han obtenido dos trofeos de liga, una FA Cup y una Capital One Cup, en Champions mejor ni hablamos, que apenas esta campaña lograron romper la barrera de los Octavos de Final.

La realidad es muy cruda, porque si analizamos con cabeza fría, el Manchester City sólo es un equipo de clase media con una billetera enorme. La llegada de Guardiola será un parteaguas que defina si se consolidan en la élite del fútbol mundial o si se confirma el hecho de que no han nacido para ser un club grande.