Después del mundial las fechas FIFA palidecen en emoción, de hecho, muchas selecciones no se lo están tomando con tanta seriedad o están en plena reestructuración -verdad México- empezando o planeando nuevos proyectos. Aún así, la incorporación de la Liga de Naciones en la UEFA ha dejado buenas sensaciones, en especial con partidos entre potencias que han dejado conclusiones importantes.

Así que antes de que empiecen el futbol de clubes, hagamos corte de caja para sacar anotaciones sobre lo que nos dejó la pausa de futbol de Selecciones.

Alemania tocó fondo

Yo habría pensado que la eliminación en Rusia 2018 sería el final del túnel para Alemania, y conociendo a este conjunto, darían punto y aparte y comenzarían la reestructuración, pero nada, Joachim Löw ha fallado en darle salida a las «vacas sagradas» y ya registra el peor año calendario en la historia de esta selección, sumando 6 derrotas y muy probablemente el descenso a la Liga B en la Nations League.

A como lo veo la Mannschaft tocó fondo en su visita a Amsterdam, y dio señales de vida en París ante el Campeón del Mundo. Cuesta trabajo pensar que cerrarán el año con alguna victoria, pero ya habrá ganancia si no pierden contra Holanda en casa.

Incertidumbre francesa

Los dos partidos del campeón del mundo dejaron incertidumbre, ante Islandia un buen susto, y una remontada poco brillante contra Alemania en casa. Si fuera otra selección me preocuparía, pero es Francia, equipo con el cual no debemos deslumbrarnos por el brillo de su reciente trofeo, ya que el conjunto de Didier Deschamps ganó el mundial dando tumbos y sin mostrar un futbol brillante.

El Campeón siembra las mismas dudas que antes de la Copa del Mundo. Nada nuevo.

España es vulnerable

Se fueron del Mundial sin perder y con racha invicta vigente. Destrozaron a Croacia e Inglaterra en la fecha FIFA pasada y todos estaban enamorados del estilo de Luis Enrique. Pero vaya sorpresa que dio la Roja en su duelo de vuelta ante los ingleses en casa. Volví a ver ese equipo sin idea ofensiva y sin profundidad que provocó la caída en Rusia, solo que enfrente había un rival vertical que apenas en medio tiempo ya los tenía contra la pared 0-3.

Si bien la reacción fue «furiosa», ya no les alcanzó para rescatar un punto. Ahora toca jugarse la vida, en Zagreb, ante una herida Croacia.

A Brasil no le duele nada

Está bien que jugaron ante un rival débil como Saudi-Arabia y una Argentina sin Messi, pero viendo bien el funcionar de Brasil, no me queda la menor duda que es la Selección que mejor funcionamiento tiene y la de un nivel más constante.

Con jugadores experimentados conjugados con promesas emocionantes, el proceso de Tité promete mucho, y no dudo que lo aprendido en el verano pasado sea bien asimilado y pronto veamos a un Brasil imparable con miras al próximo Mundial, aunque falte mucho.