DETROIT LIONS (0-4)

Sé que muchos considerarían a éste como el peor equipo de toda la liga, vamos, técnicamente lo son, pues no han ganado un solo juego, pero yo, más que un conjunto malo (que sí lo es), veo a unos Leones muy indisciplinados y sobre todo que, a pesar de su talento, todavía están teniendo dificultades para adaptarse a Joe Lombardi, Coordinador Ofensivo.

La primera prueba: son la peor ofensiva terrestre con apenas 47 yardas por juego, lo cual, es vergonzoso pero llamativo, considerando que su primera ronda del Draft fue un guardia y que en la Agencia Libre tomaron a otro guardia prestigiado como Manny Ramirez. Segundo, uno pensaría que con armas tan dominantes como Calvin Johnson, Golden Tate y Brandon Pettigrew, Lions no tendría problemas en terceras oportunidades, pero la estadística nos dice que no han convertido ni la mitad de sus intentos (16 de 48). Tercero, Matthew Stafford y «Megatron» forman uno de los mejores combos QB/WR, tanto así que llevan varios años entre los primeros de la liga, lo cual, casualmente cambió a partir de la temporada anterior, aunque, en gran parte, debido a la lesión de Calvin. Pues esta temporada, mientras Stafford está en el noveno lugar entre pasadores con 1017 yardas (aunque cinco horribles intercepciones), Johnson cae hasta el lugar treinta entre receptores, con una estadística de 255 yardas y un solo TD, increíble, más allá de la forma física, es obvio que no están en sincronía y eso, repito, se debe a que Lombardi aún no logra establecer su esquema y en menor medida, también al Head Coach, Jim Caldwell, que parece, poco a poco, se le comienza a caer el equipo.

En el aspecto defensivo, aunque hay mucho que corregir y aún se espera que jugadores como Haloti Ngta levanten la mano, hay indicios de que Lions puede mejorar, a excepción de Adrian Peterson, porque vamos, qué clase de running back es, han mantenido al resto de sus oponentes por debajo de las 100 yardas terrestres, incluso, 50 en las dos últimas semanas y queda la secundaria como asignatura pendiente, que aunque no es la peor (posición 24 con 271 yardas), tiene esquineros como para estar entre las diez primeras y generar intercambios de balón de forma constante.

En el duelo del MNF, los Lions probaron de lo que son capaces, le plantaron cara a Seattle, en su casa, a base de una gran defensiva y hubieran sacado el resultado de no ser por un error de la plantilla de referees. Tienen tiempo de corregir y sí los veo mejorando.

La tendrán muy difícil contra Arizona en el próximo enfrentamiento, pero al menos, esta semana, con todo y su récord, los Lions demostraron corazón y eso es suficiente para no ser el peor de todos.