Después de conseguir la Supercopa de Europa al vencer al odiado rival, Real Madrid, el Atlético de Madrid se reforzó notablemente, con jugadores como: Rodri, Lemar, Santiago Arias y Gelson Martins, sumado a la consolidación de Diego Costa que sólo pudo jugar la mitad del torneo pasado y fue fundamental en la conquista de la Supercopa Europea; aún así y tras ser un equipo más caro en plantilla que el propio Real Madrid y estar sólo por detrás del Barcelona en ese rubro, el Atlético de Madrid sólo ha podido cosechar cinco puntos de 12 posibles en la Liga.

¿Qué le está pasando al equipo del “Cholo” Simeone?

Mala defensa

Desde el partido contra Valencia, es claro que Godín necesita un relevo confiable, pues el gol en contra fue por un salto mal medido de su parte, mientras que contra Celta de Vigo, fue el causante del segundo gol en la meta de Oblak, de quien se depende demasiado, más allá de su enorme calidad, sumado a ello, la mala colocación de Filipe Luis o las pérdidas de balones de Lemar y Saúl en zonas rojas, según Simeone.

Por otro lado, tampoco ayuda la lentitud de Savic, a quien se le pueden anticipar los atacantes con gran facilidad, lo cuál fue demostrado en la derrota en Balaídos, donde la temperatura superó los 30 grados y que a pesar de ser factor, no es excusa para un equipo colchonero que aún tiene la resaca de la Supercopa Europea, pero que se ha traducido en una notable apatía para un club que ahora mismo debería estar peleando la cima de la Liga y no estar a siete puntos del líder, que si bien es una distancia aún remontable, en este momento no depende de sí mismo si quisiera ganar la Liga, cosa que con seis puntos menos que el Barça aún podría, pero luce complicado.

Cambios equivocados

Tal parece que el “Cholo” Simeone aún no confía en los refuerzos, tal es el caso de Gelson Martins que mostró desequilibrio a las defensas rivales en Sporting Clube de Portugal, casos como el de Godín que juega casi todo el tiempo más por jerarquía que por capacidad, aunque hay veces que los mismos descartados en la convocatoria hacen que no se tengan opciones de recambio, como cuando se lesionó Juanfran y se habilitó en esa posición a Thomas Party por no contar con Santiago Arias como disponible. Situación que aprovechó el Rayo Vallecano a la ofensiva, con el cual registra su única victoria el Cholo, esta temporada, como es costumbre con el uno a cero de siempre sufrido, aunque después se festeje.

Posible solución

A veces las soluciones son más que obvias y es algo que Simeone quizá aún no ha entendido, posiblemente por pensar en la final de la Champions anticipadamente, pero es momento de sembrar las bases en la Liga pues su próximo duelo en Champions es contra el modesto Brujas belga, encuentro que sucede al Derbi Madrileño y en donde se juega media Liga en el último partido del mes actual.

Por lo cual, Simeone deberá tener una mayor rotación en su plantel para hacerlo competitivo y que esto le pueda ayudar en el cierre de temporada, algo que entendió bien Zidane con el Real Madrid.

Deberá de tratar de aumentar la ventaja al estar al frente en el marcador para no dejarle todo a Oblak, ya que si el Atlético no consigue a alguien de la talla de Godín o lo forma, no sólo sufrirá en el presente, sino en el futuro la ausencia de un zaguero confiable y más con el sistema de juego defensivo que suele dominar.

Además, tendrán que poner en forma a Diego Costa, quien es uno de sus mejores jugadores pero que el estado físico no le ayuda y Griezmann deberá concentrarse más en el juego que en estar peleando con Ramos y su inclusión a la terna del Balón de Oro.

Conclusión

No es aceptable que un equipo mejor reforzado celebre un empate en el 94’ con Eibar y de local, es cierto, el rival cuenta, pero este Atlético tiene que pelear tanto por Champions como por Liga por el plantel que tiene, mientras tanto, está haciendo un mal papel en la Liga.

Simeone deberá utilizar inteligentemente su plantilla y hacer las rotaciones prudentes, regresar al cerrojo que nos tenía acostumbrados en defensa o perfeccionar un estilo en el que priorice la tenencia del balón, así mismo, tendrá que aconsejar mejor a Griezmann para que se deje de declaraciones y tome el liderato de un equipo que lo necesita concentrado, ya que sembrando hoy las bases del futuro, podrían incluso repercutir de buena forma en el futuro inmediato y eso incluye pelear por un boleto para la final en su estadio, en el Wanda Metropolitano.