Planteamiento Timorato

Como lo decía anteriormente y analice previo a la final, hombre por hombre me parece que no había duda, el conjunto de Tigres era superior, sobre todo en la parte ofensiva. Es por ello, que se esperaba a unos Tigres más similares a los que habíamos visto en Monterrey que a los que vimos en el Monumental, esto entendiendo que River Plate también seria un equipo distinto arropado por su afición.

Es lógico que en los primeros minutos tenían que tomar sus precauciones, pero lo que me parece inaceptable fue el planteamiento que tomó el equipo prácticamente durante todo el partido, entregando la iniciativa a River y no haciendo ningún ajuste en el esquema pese a ir abajo en el marcador 1-0 y posteriormente 2-0. El Tuca sacó lo Tuca y prefirió en todo momento mantener el orden que desbordarse a la ofensiva, esto pese a tener un arsenal ofensivo en la banca y la obligación de tener que empatar el partido si no quería perder el campeonato.

El Tuca mostró un planteamiento timorato que en cierta medida ha sido el mismo que ha enseñado en toda su carrera, pero que algunos (incluyéndome) pensábamos podía modificar en un escenario como lo era la final de la Copa Libertadores. Tristemente no fue así…