«Cancheros»

¿Por qué los representativos argentinos tienen de hijos a los mexicanos? Esto duele, pero la verdad es que es muy cierto.

Son muchos los factores, pero el día de ayer volvimos a ver en acción uno, en esta ocasión el representativo mexicano tenia mayor talento, un factor que en muchas ocasiones suele ser el diferenciador (¿les suena mundial 2006?), pero hay otro en el cual simplemente no logramos mejorar, hablo de ser «cancheros».

Insisto, este mal ha afectado a la selección mexicana en innumerables ocasiones, como recién lo vivimos frente a Holanda cuando a falta de 5 minutos nos dieron la vuelta y quedamos eliminados, pero esta deficiencia se vive en el futbol mexicano en general, donde vemos semana a semana como los equipos y jugadores quizá bajo la bandera de «fair play» o mejor dicho inocencia, nunca usan esta actitud que el reglamento te lo permite y terminan regalando partidos.

Ayer en el Monumental, yo vi a un equipo «cancherísimo» que daba fuertes patadas (de cárcel) y hacía tiempo al final de manera «precavida» abusando claramente de la ineficiencia del arbitro, pero que con ello sacaban ventaja. Por ejemplo, al brasileño Sobis lo cocieron a patadas y con ello desconcertaron y sacaron del partido, prueba de ello su pésimo control de pelota para enfilarse a lo que pudo ser el 1-0, o al mismo Gignac que hicieron desaparecer a base de pellizcos, jalones, pisotones y patadas. Otro ejemplo era como entraban a matar y con ello amedrentaban a los mismo jugadores de Tigres que por lo mismo ya no intentaban tanto el desequilibrio. En cambio, a pocos jugadores de Tigres vimos entrar DURO, poner un hasta aquí y responder con la misma moneda, en cambio, cayeron en su juego y se descontrolaron y olvidaron jugar al futbol.

Las FINALES se ganan, no se juegan, y el día de ayer el equipo de River Plate hizo lo suficiente para salir campeón de manera justa, eso sí, con poco futbol, pero con lo justo para vencer a unos Tigres plagados de talento que murieron de NADA.