Se ha terminado la primera mitad de la fase de grupos, los equipos ya han enfrentado a sus rivales por lo menos una vez, y los números ya nos dejan un panorama mucho más claro de lo que será el cierre de año en el torneo más importante de Europa.

Por si alguien se quedó sin ver esta jornada, veamos las conclusiones más relevantes que nos arrojó la tercera jornada.

Sigue el incendio en Valdebebas

Noche mágica -dirían por ahí- en el Bernabéu, con el Madrid en su torneo favorito, ante un rival de costumbre endeble, de hecho, uno de los peores de los que están clasificados, el humilde Viktoria Plzen. En otras circunstancias -o tiempos- habríamos tenido una noche tranquila, en la que el multicampeón europeo aplastaba a su rival y terminaba en goleada.

Pero fue una noche atípica, de un clima adverso en su propia casa y que se tradujo en el marcador tan corto con el que cerró el cuadro de Lopetegui, ganando apenas por un tanto y dejando más incertidumbre, con voces que, incluso, dudan que el español se siente en el banquillo el domingo en el clásico vs Barcelona.

Lo único cierto es que el incendio va para largo y lo que pase el domingo seguramente será el combustible que haga estallar todo.

Volvió el hijo pródigo al teatro de los sueños

El encuentro esperado se volvió a dar, Cristiano Ronaldo regresó a la que fue su casa durante muchos años, la misma que lo vio crecer como futbolista antes de su paso por Real Madrid, el Old Trafford de Manchester, donde a pesar de que no marcó gol, dejó una grata impresión sobre su labor de conjunto con la Juventus. Se marchó con un triunfo más para su equipo y dejando más vivo que nunca el incendio que embarga a los Red Devils.

Hablando de ello, la noche volvió a ser una tortura para los locales, que han visto cómo Old Trafford se vuelve su peor pesadilla, estadio en el que acumulan tres partidos sin ganar en Champions y en los cuales ni siquiera han marcado gol.

¿Extrañar a Messi?

El Barcelona demostró, una vez más, que no le duele cuando su estrella se ausenta, de hecho los números avalan dicha premisa, ya que el porcentaje de derrotas se mantiene muy bajo con o sin el argentino, y terminan ganando los juegos sin tanto brillo pero con la mano en la cintura. Así lo hizo en su choque ante Inter, que en la previa pintaba peligroso, pero terminó siendo una tarde tranquila en la que se casi se consiguió el pase a octavos.

Mexicanos brillan

Fue un día memorable para los jugadores mexicanos que están actuando en Champions. Temprano, Hirving fue el motor de su equipo -como de costumbre- y le provocó pesadillas a los defensores de los Spurs, clavando un gol y generando la expulsión de Hugo Lloris. Lástima que el empate lo deja muy mal parado y al borde de la eliminación al jugar de local.

Por su lado, El Porto brilló con bandera azteca, con un tanto anotado por Héctor Herrera a pase de Jesús Corona y otro tanto clavado por el propio «Tecatito». De esta forma, el Porto pinta sólido en su grupo, invicto y camino a la siguiente ronda, claro, en un sector bastante tranquilo, pero ya será ganancia que esté en la etapa definitoria.

Ahora nos quedan esperar a la 4ta jornada, donde veremos a los primeros clasificados matemáticamente, y evidentemente a los primeros eliminados oficiales. ¡Gran jornada europea!