Proposición del juego

Hasta hace unas semanas comenzaba los partidos dándole, la mayoría de las veces, la iniciativa al rival, los jugadores se pasaban casi la totalidad del tiempo detrás de la pelota y cerrándole los espacios al oponente, si llegaba a ponerse arriba en el marcador sería por medio de balón parado o por algún error defensivo y de inmediato regresarían a defender su gol y nada de buscar un segundo. El problema venía cuando el equipo se encontraba abajo en el marcador y era ahí donde entraban los revulsivos que a veces aportaban y a veces no.

Los del Chepo jugaban y controlaban el partido sin la tenencia de la pelota, se aprovechaba de los errores del rival para ir teniendo, paulatinamente, mejor posición en el campo, pero nunca rompían lanzas al ataque, era un juego muy pragmático y eso a veces le pasaba la factura.

Caso contrario a De la Torre, Almeyda gusta de estar siempre con la posesión de la pelota y en campo contrario. Trata de conservar un equipo muy ordenado, como Chepo, pero que juegue lo más adelantado posible, Almeyda propone por medio de balones a profundidad, paredes largas y centros al área, se nota mucha movilidad, pero también corren muchos riesgos al querer salir siempre con la pelota controlada y más con la línea tan alta que manejan.