Una vez más llega el partido esperado por las aficiones más populares de la Liga MX. Chivas y América chocan este fin de semana y se llevan los reflectores a medio torneo. Como se ha vuelto costumbre, las distancias son abismales en la tabla entre estos dos, con un claro favoritismo para los azulcremas que han hecho mejores torneos que el «rebaño», sin embargo, los de Almeyda se la pueden matar a los americanistas argumentando que ellos ganaron un título recientemente y los capitalinos no.

Con un duelo tan disparejo, ¿tienen oportunidad los tapatíos de ganar? Aquí mis razones de por qué sí.

Se juega la temporada

Justo cuando llegó Almeyda al equipo, se presentaba una situación similar, en la que América venía muuuucho mejor que Chivas y éstos padecían por el descenso. A diferencia de lo que la previa decía, Guadalajara logró imponerse a su rival contra todo.

Hoy Chivas deberá inspirarse en tardes como esa para dar la campanada este sábado, porque los números y las circunstancias no le apoyan en nada, y tal parece que la temporada se les empieza a marchitar de nuevo, y un equipo como este no puede permitirse otro fracaso consecutivo -así empezaron a emproblemarse con el descenso- y menos después de haber levantado el título de Liga.

La principal dolencia de este conjunto es la falta de gol, y en partidos como este fallas una y te puede costar el juego, así que los definidores deben saltar al campo como si se jugara una verdadera final, ya que es bien sabido que si ganas el clásico la moral del plantel se puede ir a los cielos.

Debe hacer pesar el Estadio Chiva

Esto es algo que debería preocuparle al rebaño, su casa no pesa en los clásicos, es más, tal parece que Guadalajara juega mejor frente a su afición de la capital que en su propio estado. Los números no mienten, Chivas sólo ha ganado un partido en casa ante América en los últimos 8 duelos, y peor aún, se incluye una goleada 0-4 del Clausura 2014. ¿A caso eso no motiva al plantel a salir a rompérsela y empezar a marcar su territorio?

Y es que si no sólo nos enfocamos en el clásico, podemos ver que en general, la casa del chiverío tiene muy poco peso, siendo el PEOR local del Clausura, sin conocer la victoria ahí en las 9 jornadas y con 3 derrotas.

En pocas palabras, la mejor manera de hacerte más fuerte es trabajar en tus debilidades, y su propio estadio se ha vuelto una muy preocupante.

Tiene armas para hacer daño

Almeyda no se puede quejar por el plantel que tiene, y mucho menos de sus armas a la ofensiva, porque ese mediocampo talentoso ya lo quisiera cualquier otro equipo de la Liga. De hecho, me parece que si los genios de ese sector del campo se conectan, pueden incluso opacar al de enfrente con todo y sus refuerzos extranjeros. Gente como Orbelín o «El Sr». López tienen el talento y la audacia para desequilibrar al rival, y qué decir del gran Rodolfo Pizarro, que a pesar de los claroscuros de su equipo, se las ha arreglado para ser el mejor jugador de Chivas y mantener un nivel parejo en el torneo y medio que llevan penando.

Así que si el Técnico logra que su mediocampo funcione al 70% de sus capacidades, mantendrán ocupada a la zaga americanista, y si aparte los delanteros salen finos, pues hasta terminan ganando y rompiendo los momios para quedarse con el clásico de clásicos.