Se acuerdan lo felices que estaban todos hace poco más de 20 días cuando se confirmó que Layún dejaba la banca del Porto para fichar por el Bet… ahh no, por el Sevilla, dejando plantada a la gente del Betis para unirse con el archirrival y cerrar lo que sería el regreso de Miguel a los primeros planos, o de menos, el retorno a volver a ser relevante. Pero nadie se esperaba el presente que vive el mexicano, que para variar, se ha vuelto el blanco preferido de las críticas tras su aterrizaje con el pie izquierdo, así como el terrible momento que vive su equipo.

¿Se habrán equivocado en comprarle? ¿Está de vuelta el «todo es culpa de Layún»?

No da una

Vaya que está de vuelta aquella frase memorable, y conste que nació de los mismos españoles señalarlo como uno de los culpables, tal vez no del mal momento del equipo, pero sí de errores puntuales. Por ahí algunas personas señalan que son los mismos seguidores del Betis los que están haciendo ruido tras el polémico fichaje, y puede que tengan razón, pero tampoco es que sólo ellos se estén quejando, ya que buena parte de la peña sevillista se pregunta para qué llegó un futbolista fuera de ritmo que no tiene cualidades defensivas justo cuando el cuadro de Montella requería certezas por aquella banda.

Y es que, como lo mencioné en su momento, Layún llegaba con un panorama muy complicado, en un cuadro que apenas venía saliendo de la crisis y que las lesiones tenían un poco mareado, por lo mismo, se esperaba de él un rendimiento casi inmediato, lo cual se antojaba difícil con los pocos minutos que trae encima, además, la edad (29) ya comienza a ser factor, y para un futbolista que recorre toda la cancha con más razón.

Su equipo es un desastre

Justo ahora se le ha venido todo encima al Sevilla, la presión de la Liga donde medio sostiene sus puestos europeos, junto con el duelo de la semana pasada contra el Manchester United, donde les vimos un nivel muy interesante pero que no alcanzó para mucho y que tal parece los terminó por fundir y se notó ante el Atlético; está claro que no tienen plantel para ambos torneos, y peor aún, Layún tampoco puede apoyar en Champions por ya haber participado con el Porto, así que la cosa, por donde se le vea, está muy complicada.

¿Fue un error?

Para determinar ello, primero situémonos en el momento en que se realizó dicha contratación. Primero que todo, hay que recordar que el mexicano no era su primera opción -buscaban a Aleix Vidal- y como opción desesperada prefirieron quitarle el fichaje a sus vecinos para que pudiera jugar por la banda y dejar de estar improvisando laterales, pero me da la impresión de que hicieron un pésimo scouting, ya que le están pidiendo a Miguel algo que, prácticamente todos los que le hemos visto jugar sabemos, y es que sus cualidades defensivas no son las ideales y con semejantes monstruos a los que se enfrenta lo hacen ver muy mal, por lo mismo, el DT se ha tenido que acoplar poniéndole como volante y no como lateral.

¿Ficharon mal? Sí, ya que Layún no era la clase de jugador que estaban buscando, y menos si esperaban que jugara como Marcelo cuando viene de seis meses con escaso tiempo de juego.

Por lo pronto, le quedan algunos meses de contrato, y para como están las cosas, muchos varapalos en el camino, pero conociéndolo, éste soportará todo y por lo menos llegará con mejor condición física de cara a Rusia 2018, así que no todo fue malo.