El camino de Cruz Azul apenas inició en la Liga MX y las altas expectativas que ha generado el equipo con los refuerzos traídos y el regreso al Estadio Azteca ya están dando de qué hablar, sobre todo con la victoria obtenida ante Puebla. Con lo anterior surge la cuestión obligada de si vale la pena esperanzarse con este conjunto como el indicado a lograr el anhelado título, veamos las razones para creerles.

Dirección

Un proyecto exitoso, antes que todo, se construye con base en una idea desde el escritorio, tomando decisiones que afectarán el futuro del mismo por lo que tienen que ser acertadas, y es ahí donde Cruz Azul ha hecho bien en traer al hombre indicado para tan importante labor: Ricardo Peláez, una persona de experiencia dirigiendo procesos deportivos y que los resultados obtenidos lo avalan por la cantidad de títulos que cosechó para el América. Por ello Ricardo es la primera razón para confiar en que el proyecto celeste está en buenas manos y va a funcionar, pues las elecciones que ha hecho en cuanto a jugadores y objetivos trazados para el club son directos y realistas sin especulación.

Sin embargo no esperemos que lo consiga en su torneo debut, y si lo hace qué bueno, pero si no tampoco puede tacharse como fracaso, ya que recordemos que cuando aterrizó en América su trabajo rindió frutos tres torneos después, así que margen de tiempo tiene para lograr sus metas y dejar huella en la institución cementera.

Refuerzos

Para poner a un equipo como aspirante al título debe haberse reforzado en donde más débil fue la temporada pasada, y la Máquina así lo hizo y de qué manera al traer a jugadores de talla internacional considerados de lo mejor que hay en el futbol mexicano. Pablo Aguilar y Elías Hernández se llevaron los reflectores en el mercado de verano por ser futbolistas líderes en la posición en la que se desempeñan, pero a ellos dos también se sumaron las contrataciones de: Iván Marcone, Milton Caraglio y Andrés Rentería, este último conocedor del futbol azteca por su experiencia a su paso por Querétaro y Santos. En teoría y en el papel, Cruz Azul fue uno de los conjuntos que mejor se reforzó, sino es que el mejor, una cuestión que ofrece credibilidad al equipo para posicionarse como el líder de la liga.

Orden y paciencia

Lo anterior nos trae hasta aquí, pues si los refuerzos de Cruz Azul fueron los indicados, el juego en conjunto debe mejorar y eso lo vimos en el primer partido ante Puebla, si bien les costó trabajo encontrar el gol, ya sea por desatino de los celestes o por mérito del rival que se defendió hasta donde pudo, los jugadores nunca se conformaron con el empate de una típica jornada 1 de Liga MX y fueron por la victoria, incluso continuaron atacando hasta los minutos finales y ampliaron el marcador sin echarse atrás a defender la mínima ventaja, eso último lo vimos con el Cruz Azul de varios años atrás, pero esta vez fue diferente.

Y lo que siempre resalto en un conjunto para ser aspirante serio en cualquier competición es la defensa, y la Máquina tiene una de las mejores centrales del futbol azteca y una mediacancha envidiable, que supo mantener los tiempos y el control del partido sin desesperarse, lo vimos en Pablo Aguilar, siendo líder de la defensa a la cual le faltaba personalidad y calidad para aguantar las embestidas rivales y mantener el marcador arriba; con Iván Marcone como dueño del centro del terreno de juego, mostrando la calidad que posee, y qué decir del toque de Elías Hernández para redondear una exhibición casi perfecta, porque aunque fue contra Puebla, hay que ser pertinentes y guardar distancias, pero es el resultado que un equipo enfocado a ser el mejor debe obtener, no un empate, no una derrota, así de sencillo.

Conclusión

A la pregunta de si vale la pena ilusionarse con este nuevo Cruz Azul, la respuesta es sí, porque es una interrogante que va dirigida a la afición cruzazulina, que a pesar de estar tantos años sin saborear las mieles del máximo logro del futbol mexicano y con una enorme presión encima, siempre encuentra motivos para creer en el equipo y que cada torneo es el bueno para ellos, eso está más que claro y aunque diga que no, ellos dirán que sí.

Pero hablando en términos reales, sin considerar lo que el fanatismo diga, mi respuesta es sí también, porque hace mucho tiempo que el equipo azul no tenía un plan deportivo serio, con alguien respetable detrás de ello, porque desde Gerardo Torrado no se veía talento en la media cancha o desde Emanuel Villa que la delantera luciera amenazante y sobre todo porque la cuestión psicológica en la entidad deportiva está controlada y motivada para elevar su futbol todavía más de lo que han mostrado, es por eso que vale la pena creer en la Máquina de hoy, no sabemos si saldrán campeones o fracasarán, porque es imposible, pero de que vale la pena ilusionarse, lo vale, no cuesta nada.