collina
En las últimas semanas se ha hablado en México de la crisis que vive el arbitraje. Sin embargo, hemos visto que en todo el mundo los árbitros están cometiendo errores que se ven reflejados en los marcadores.

El equipo de Gurús Deportivos cree que el juego ha rebasado la capacidad del humano y es necesario el uso de tecnología para ayudar a los hombres de negro a realizar un mejor trabajo. Pues como en alguna ocasión mencionó Pierluigi Collina: «Mis dos ojos no pueden ver lo mismo que 20 cámaras».

Tecnologías aprobadas

techball
El futbol parte de la premisa de anotar un gol. Ante la poca productividad ofensiva que se registró en los últimos Mundiales y las fallas arbitrales que anularon anotaciones válidas. La FIFA decidió utilizar la tecnología en la línea de gol para ayudar a los árbitros durante los campeonatos.

El sistema consiste en un chip que detecta si la pelota realmente ha entrado o no al arco. En Italia se utiliza el vídeo para ver jugadas conflictivas tras los partidos, en Sudamérica se usó un spray para marcar sobre el césped el punto exacto donde se ha producido una falta y donde se debe colocar la barrera.

Las pruebas más recientes

tec[1]
El Ojo de Halcón consiste en el uso de cámaras de alta velocidad ubicadas en los arcos que registren el movimiento de la pelota. Otro es el GoalRef que propone un campo magnético entre los tres palos del arco y un chip en la pelota. El mismo emite una señal que se activa una vez que la esfera atraviesa la línea de gol.

Otro de los sistemas probados por FIFA es el Cairo System, funciona mediante señales magnéticas que se emiten hacia una pulsera portada por el árbitro cuando la pelota traspasa la línea correctamente. Finalmente, el Goalcontrol 4-D. Mediante 14 cámaras ubicadas en puntos estratégicos, permite detectar si la pelota pasa la línea gracias a una señal que registra en 3D la posición del balón. ¿Tú con cuál te quedas?

Se quedó en proyecto

tech
El empresario Fernando Clavijo, homónimo del ex futbolista estadounidense, tuvo la idea de crear un procedimiento mediante el cual los 22 jugadores y el balón llevan unos sensores de micro tecnología para saber su posición y avisar a un ordenador sobre goles fantasma, fueras de juego, balones que salen por la banda o la distancia de las barreras.

La novedad del sistema es que se basa en programas de informáticos, mediante el cual se avisa en tiempo real de las correctas decisiones arbitrales durante un encuentro. Ésta propuesta se debería retomar, ya que la mayoría de los asistentes han sufrido con la velocidad del juego y sus errores se ven reflejados en el marcador. Una tecnología de este tipo no dejaría toda la responsabilidad a la apreciación del árbitro.