¡Jerry! ¿Pa’ dónde me voy, Apa’?

¿Cuál es la respuesta correcta a esta gran incógnita emitida por el pequeño Ramiro?

Sencillo, lo salida rápida, eficaz, eficiente, óptima, idónea y razonable, es decirle al pequeño Ramiro lo siguiente: «después de compartir la jugada a tus compañeros en el Team Back, vas y te paras detrás del centro, das la señal para que la jugada comience, recibes el balón, giras 180 grados y estiras tu mano para darle el ovoide a DeMarco Murray».

Y con la magnitud de respuesta que Ramiro recibirá, tendrá el secreto para poder tener un camino constante para ganar su división. El protagonismo ha cambiado, y justo la telenovela Vaquera ocupaba un cambio de papeles, Romo tendrá la responsabilidad de ganar partidos que se miren complicados, pero lo que en verdad esta causando ruido en Dallas, como lo escribí en un post anteriormente, justo después del triunfo ante los Santos, es una defensa sin estrellas, motivada, realizando buenas acciones, con un RB sano que trabaja como Caballito de Troya. No hay fórmulas, si siguen por el mismo camino, y no viran en otra dirección, la gente podrá comenzar a ver y pensar que son contendientes serios a obtener un anillo (my precious). La realidad, es que estos Vaqueros conocerán las mieles de los playoffs.