Kashima Antlers, la mejor sorpresa.

real-madrid-campeon-mundial-de-clubes

Puede que los coreanos tengan mayor tradición y estabilidad futbolística o que los chinos y árabes se la pasen gastando millones de euros para nutrir sus ligas de figuras y elevar su nivel, pero el fútbol japonés y más en específico, el Kashima Antlers, han dado una muestra de cómo debería manejarse un club competitivo. Con un plantel mayormente japonés, los Campeones de la J-League dieron una actuación que nunca habíamos visto por parte de los «animadores» del Mundial de Clubes. Su fútbol, inteligente y vertical, hizo morder el polvo tanto a neozelandeses, sudafricanos y colombianos, con un esquema táctico versátil que se adecuó a las circunstancias de cada partido. Punto y aparte fue el duelo ante Real Madrid, donde supieron levantarse de un gol tempranero y se quedaron a centímetros de sacarle el trofeo al que, según los números, es el mejor equipo del orbe. Para mi, el Kashima Antlers es un Campeón sin corona, ojalá que sigamos viendo casos como este.