20150225201117_127Resulta increíble lo rápido que cambia nuestra percepción, apenas el martes se decía que el fútbol mexicano estaba rezagado y que las distancias se habían acortado, todo esto, gracias a los malos resultados cosechados por Morelia y Atlas en Libertadores y la pobre participación del Pachuca en la CONCACAF Liga de Campeones, hoy despertamos con un ánimo distinto tras la victoria de los mismos «zorros» en su visita a Brasil y el buen cierre que dio América en su viaje a Costa Rica, por lo tanto, pregunto yo, ¿Somos tan buenos o somos tan malos?

Durante muchos años, todos crecimos con la idea de que nuestra liga era muy superior a los demás países de la zona, ganando y goleando e incluso, entregando actuaciones remarcables, tanto en Libertadores como en enfrentamientos con equipos europeos importantes, en esas épocas se veía el hambre de triunfo en los equipos aztecas, sin embargo y con el paso del tiempo, dicho espíritu se ha ido desvaneciendo, imperando una especie de soberbia en los clubes de la Liga MX, la cual, es generada por una sobrevaloración de lo que se hace a nivel local y culpa de las grandes sumas de dinero que se pagan en ella.

cruz-azul-auckland-city-1Para nadie es un secreto que desde hace varias temporadas nos hemos topado con equipos mexicanos dando pena cuando se trata de competiciones internacionales, el primer ejemplo es la Copa Libertadores, donde los tres boletos que se le entregan a la liga de México parecen excesivos, con representantes aztecas de muy bajo nivel o que poco les interesa disputar dicha justa, otro ejemplo es el Mundial de Clubes, donde han viajado escuadras de la talla de: América, Monterrey, Pachuca o Cruz Azul trayendo un montón de excusas y malos resultados, no logrando superan ni a equipos africanos, asiáticos o de Oceanía de «menor categoría» como los denomina cierto sector de la prensa.

Mientras sigamos viviendo en un microuniverso, engañándonos con la idea de que tenemos un «gran torneo», una liga “muy competitiva” que pronto despuntará, seguiremos estancados a nivel internacional, por ahora, nos alcanza para dominar en la zona de CONCACAF a nivel de clubes, pero hay que poner mucha atención, porque lo que nos sucedió a nivel de Selecciones nos pasará más temprano que tarde; Ligas como la de Costa Rica o incluso la MLS emparejarán la balanza o puede que hasta nos superen, aún estamos a tiempo de dejar de priorizar lo económico por encima de lo deportivo, la gallina de los huevos de oro se puede terminar. ¿Será todo esto verdad o es que a caso soy un mal pensado?