Seguramente hasta hace unas días nadie había volteado a ver que el humilde -humilde entre comillas- Watford estaba liderando la Premier League en conjunto con varios grandes. Claro, llevamos pocas jornadas y este tipo de situaciones suelen darse con su respectivo desplome incluido. Sin embargo, el desempeño de los «hornets» levantó muchas cejas este fin de semana tras la victoria ante el Tottenham, viniendo de atrás y amarrando el ocupar la cima en conjunto con Chelsea y Liverpool durante el parón FIFA.

Por lo mismo, y con el recuerdo del Leicester aún fresco, muchos ya empiezan a traer datos y suposiciones sobre una posible sorpresa en la Premier League.

¿Estamos ante otro Leicesterazo?

¿Qué lo generó?

Lo que pasó hace dos temporadas fue un verdadero cuento de hadas, teníamos una historia entrañable, con un equipo envalentonado, integrado por futbolistas humanos que se volvieron sobrehumanos y le compitieron a los grandes para hacer historia y lo lograron.

Ese lado es muy bonito, pero también hay que ver la otra cara de la moneda, enfrente teníamos clubes importantes con una crisis profunda, empezando con el campeón de aquel momento, el Chelsea, que padecíó los estragos de la tercera temporada de Mourinho y terminó, incluso, fuera de competencias europeas, al igual que un Liverpool que comenzaba a construir el legado de Jürgen Klopp, y ya ni qué decir del desastre de Van Gaal en el United y Pellegrini en el City.

Al final, el título quedó entre los Foxes, Arsenal y Tottenham, así de inverosímil la tabla y más a como luce hoy la liga.

Rivales actuales

Lo anterior me lleva al siguiente punto, cuando vemos a rivales como Manchester City, actual campeón y con una máquina goleadora; un Chelsea vertical y con ideología ofensiva que asusta, o el propio Subcampeón de Europa, Liverpool, con el mejor tridente ofensivo del mundo, la cosa se pone aún más complicada para soñar con milagros o gesta heroicas, ¿no? No hay margen.

¿WTFord?

Lo visto el fin de semana pasado tuvo tintes de aquel Leicester, y debo reconocer que sí me emocionó bastante, pero a ver, volviendo a la realidad, es evidente que el nivel de los jugadores que tiene el Watford no está a la altura de los planteles con los que comparte la cima, y de hecho, ni del calibre de aquel campeón sorprendente. Por ejemplo, tenemos al quemadísimo ex-Barcelona, Gerard Deulofeu, descartes del Manchester United como Cleverly, Cathcart o Foster, entre otros jugadores bastante veteranos, así que yo no esperaría demasiado de los dirigidos por Javi García.

Conclusión

Dejémonos de teorías locas y numerología que se desbarata, el Watford dista mucho de aquel Leicester, tanto en nivel deportivo como en capacidad desde el banquillo, además, aquella Premier League era de cartón, poco protagonismo y equipos grandes en crisis, hoy, los equipos importantes de esta liga mandan y no sólo son candidatos al título local, sino a volver a ser protagonistas en Europa, así que difícilmente hay margen para soñar, y me parece que el hype terminará desplomándose en la siguiente jornada que reciban a Manchester United.

Lo siento SIr Elton :(.