Si bien recordamos hace 2 temporadas (2015/16) en la Premier League, el West Ham United (entonces cargado con futbolistas de alta calidad como Dimitri Payet, Cheikhou Kouyaté, Manuel Lanzini, Alexander Song, Andy Carroll, Diafra Sakho, Victor Moses, Enner Valencia, Emmanuel Emenike, entre otros) era la piedra en el zapato para clubes como el Chelsea, Manchester United, Manchester City, Liverpool y Arsenal, los conocidos como «los grandes de Inglaterra». Contra todos esos clubes, tuvo un récord de 5 victorias y 5 empates, sin conocer la derrota.

GRAN COMIENZO DE LOS WOLVES

Es verdad que apenas comenzó una nueva campaña en la primera división de Inglaterra, pero en los pocos juegos que ha tenido la liga hemos visto el buen juego del recién ascendido, Wolverhampton. En dicho inicio, los dirigidos por el entrenador portugués Nuno Espírito Santo ya se midieron a los dos cuadros de Manchester y el resultado para ellos fue bastante positivo. En la fecha 3, recibieron al poderoso cuadro de Pep Guardiola y le sacaron un empate –encuentro donde anotaron los defensores franceses Willy Boly y Aymeric Laporte–. En la jornada anterior, visitaron Old Trafford, de donde sacaron otro valioso empate (goles del brasileño Fred y del luso João Moutinho).

ALINEACIÓN ESTABLECIDA

Uno de los grandes «secretos» y la mejor técnica que ha planteado el estratega de los del Molineux Stadium, es mantenerse con la misma alineación durante toda la campaña. Rui Patrício en el arco, una línea de tres defensores con Willy Boly, el capitán Conor Coady y Ryan Bennett, dos carrileros en el español Jonny Castro y Matt Doherty, un mediocampo clavado con los portugueses Rúben Neves y Moutinho, dos extremos con los también lusitanos Diogo Jota y Hélder Costa, y en punta el mexicano Raúl Jiménez. Manteniendo en todo momento (exceptuando los partidos de la Carabao Cup) ese once inicial, Nuno ha encontrado un tremendo equilibrio en su equipo.

TREMENDOS REVULSIVOS

Cuando alguno de los titulares no está mostrando su mejor nivel, el banquillo tiene opciones de sobra para colaborar con la mejoría del equipo. Elementos como el español Adama Traoré, el juvenil Morgan Gibbs White, el atacante brasileño Léo Bonatini y el lateral portugués Rúben Vinagre, son algunos de los jugadores que recurrentemente entran como revulsivos para que el equipo mejore. Un buen ejemplo fue en la jornada 4, en la que, visitando el London Stadium –casa del West Ham– consiguieron un triunfo de último minuto con anotación de Traoré, quien ingresó por Diogo Jota en la segunda mitad.

MEZCLA DE ELEMENTOS

Aunado a la gran alineación clavada que tiene Espírito Santo, así como a la buena forma en la que realizó fichajes antes del comienzo de la campaña, el Wolverhampton ascendió a la mejor liga del mundo con un gran momentum. Aseguraron su regreso al máximo circuito mucho tiempo antes de que terminara la temporada y hasta el momento sólo han perdido un partido en el presente ciclo (fecha 2, ante Leicester City en el King Power Stadium).

¿Nuevo West Ham?

Es verdad que hay que poner a los Wolves en la tierra, que no son un Leicester City en potencia ni mucho menos, pero que tiene la capacidad para seguirle batallando a los grandes para, por qué no, llegar a pelear por un lugar en competiciones europeas. Es importante que esa constancia que se le ha visto se mantenga y hasta mejore, pues si es verdad ha perdido un encuentro, apenas se ha hecho de dos triunfos en las seis fechas que van al momento. Yo he sugerido, desde el comienzo del presente torneo, que Adama Traoré ocupe el puesto de Hélder Costa en la titularidad pues es mucho más explosivo, playmaker y capaz de generar oportunidades de gol. Finalmente, habrá que mantener el ojo puesto en el conjunto del mexicano Raúl Alonso.

¿Serán los Wolves capaces de tener resultados positivos ante el Liverpool, Arsenal, Chelsea y Tottenham como lo hicieron frente a los equipos de Manchester?